PEKÍN, 6 de abril de 2020 /PRNewswire/ — Este desconocido e implacable nuevo brote de coronavirus se ha cobrado la vida de miles de personas arrebatadas a sus familiares en China. Pero fallecer no significa irse para siempre. CGTN repasa a fondo la vida de aquellos que han perecido por el coronavirus desde el inicio del brote.

Youtube:https://www.youtube.com/watch?v=EoRj_StxMms

Para saber más sobre estos facultativos y otras víctimas del nuevo brote de coronavirus en China, visite la página interactiva en su memoria que CGTN pone a su disposición.

Liu Yang nunca creyó que el encuentro con su padre, aunque fuese en la distancia, iba a ser el último. Su padre Liu Zhiming, un destacado neurólogo, murió el 18 de febrero después de contagiarse por el nuevo brote de coronavirus.

Liu era el director del hospital Wuchang de la ciudad de Wuhan, uno de los cuales fue designado por el gobierno municipal de Wuhan como el centro donde tratar a pacientes contagiados por el nuevo brote de coronavirus o sospechosos de tener el virus. «Me llamó y me pidió que le preparara algo de ropa. Me dijo que estaba demasiado ocupado como para venir a casa. En ese momento, noté que le faltaba el aire», dijo su mujer Cai Liping, jefa de Enfermería de la UCI del hospital Wuhan Third Hospital.

Como buen adicto al trabajo, estuvo trabajando durante tres días consecutivos en la transformación de parte del hospital en un área de aislamiento que empezó a recibir pacientes a partir del 23 de enero. Ese fue el día en el que se declaró el confinamiento en Wuhan, y también el día que a Liu le diagnosticaron COVID-19.

Fue hospitalizado al día siguiente y en poco tiempo le conectaron a un respirador, y solo podía hablar con Cai por teléfono, quien tenía un horario muy ajetreado por estar tratando casos graves de COVID-19. En sus últimos días, rechazó la intubación, según Hong Yi, secretario del Comité Disciplinario del hospital Wuchang. «Estaba preocupado por si se infectaba su equipo».

El día que falleció, había 431 pacientes ingresados por COVID-19 en su hospital. Él ha sido el primer caso conocido de un director de hospital fallecido a causa del coronavirus.

Aparte de profesionales médicos sénior en primera línea de esta batalla contra la enfermedad COVID-19, también hay facultativos jóvenes que se encuentran al inicio de sus carreras profesionales como Xia Sisi, gastroenteróloga en el Union Hospital de Wuhan. Murió por la infección a finales de febrero. Sus compañeros de trabajo dijeron que ella podía haberse contagiado en enero, cuando atendía a un paciente de edad avanzada que había presentado síntomas por el nuevo brote de coronavirus.

Cinco días después, tuvo fiebre de 38,9 grados centígrados y sentía una presión en el pecho. Fue hospitalizada ese día, pero cuando creyó que le podían dar el alta y volver a al frente pasados unos días y después de que disminuyeran sus síntomas, su situación empeoró. Su marido Wu Shilei, un cirujano del hospital Pu’ai de Wuhan, corrió inmediatamente a la sala de urgencias a primera hora del 7 de febrero. Su corazón había dejado de funcionar, así que los médicos intubaron y reanimaron a Xia a través de una máquina de reanimación cardiopulmonar ECMO, y después la trasladaron a un hospital especializado en cuidados intensivos. Pero allí permaneció en coma y falleció el 23 de febrero.

Una vez de vuelta en casa, Wu no podía aceptar su muerte. «Prometimos luchar en primera línea juntos, cuando ella se recuperara». No sabía qué decirle a su hijo de dos años. «Jiabao cree que su madre sigue trabajando en el hospital».

Hasta ahora, al menos 46 profesionales médicos en China han muerto por causas relacionadas con el brote de coronavirus. Algunos acumulaban décadas de experiencia mientras que otros acababan de empezar su cometido de ayudar a los demás. Li Wenliang, el oftalmólogo que en diciembre compartió el informe médico de un paciente a través del cual advirtió a sus compañeros de clase de Medicina del coronavirus, murió a los 34 años de edad. Song Yunhua, una médica de un centro de salud comunitario, fue atropellada por una motocicleta después de haber trabajado largas jornadas examinando varios pacientes en busca del virus. Tenía 46 años.

Probablemente, muchos de estos médicos se expusieron al coronavirus desde finales de 2019 hasta enero, cuando el nuevo brote del virus acababa de aparecer. Los profesionales médicos se encontraron con pacientes que estar contagiados de COVID-19 antes de que fuese identificado como una cepa de coronavirus diferenciada, de manera que llevaban el equipo de protección y seguían los procedimientos adecuados para tratar con enfermedades infecciosas de bajo nivel. Pocos supieron que habían entrado en contacto con un virus misterioso pero muy grave que se convertiría en una pandemia global pocos meses después.

Estos facultativos se mantuvieron una actitud absolutamente profesional y se preocuparon por sus compañeros y pacientes en los momentos más duros. Sus espíritus han sembrado la semilla en aquellos que aspiran a seguir sus pasos, como Liu Yang, quien es ahora estudiante de primer año de Medicina en la misma universidad en la que se licenció su padre Liu Zhiming.

Para ver el artículo original, haga clic AQUÍ.

CGTN launches an interactive memorial page.
CGTN Logo

Vídeo – https://www.youtube.com/watch?v=EoRj_StxMms

Foto – https://mma.prnewswire.com/media/1141585/CGTN_COVID_19.jpg

Logo – https://mma.prnewswire.com/media/1097018/CGTN_Logo.jpg